Violencia en el fútbol: "Mi bolso me salvó de una paliza" - Red Noticias

Deportes

Violencia en el fútbol: "Mi bolso me salvó de una paliza"

28 sep - "Les contaré, lo que viví el miércoles en el clásico, San Fernando-Bella Vista, en ingenio Leales", narra el futuro periodista deportivo Facundo Ocampo, estudiante en Red Milenium.

 Aquél día miércoles yo ya preparado para ir a transmitir el clásico San Fernando-Bella Vista, para "pasión por Bella Vista". Ya transmitiendo el encuentro, con mis colegas José Fassola Carlos Díaz, en el trayecto de la transmisión todo parecía muy tranquilo, lo que me hizo empezar a  sospechar, después mis  sospechas se convirtieron en realidad.
    Por los últimos minutos de finalizar el encuentro, vi que varios hinchas ( si es que se les puede decir hinchas, aquellos seres que dañan hasta su propio club ), se bajaban de la tribuna, y se dirigieron a la salida del estadio, pero no salieron, amagaron a retirarse, vieron que eran muy pocos los hinchas del eterno rival. Los barras del "verde", se armaron con palos, piedras y retazos de ladrillos, para atacar a los simpatizantes de Bel,a Vista.
    Cuando empezó el disturbio, mis colegas y yo seguíamos con la transmisión, en aquella tribuna donde estaban los fanáticos visitantes, esa tribuna es un solo pasillo, con una entrada que es la misma salida, dónde los oriundos de ingenio Leales, empezaron a tirar proyectiles, uno de aquellos proyectiles por poco no me pegó en la cara. Inmediatamente baje lo mas rápido que pude, para que no me pegaran, al estar abajo sin salida, los nervios y la adrenalina,  nos jugó a favor, ya que con mí compañero de transmisión vimos que se podía salir, por un espacio 60 centímetros, que estaba entre el suelo y el primer escalón de la tribuna. Mis colega pasaron primero, corrieron asía los vestuarios, yo pase un instante después, cuando salía de abajo de la tribuna vieron, y comenzaron a tirarme con objetos contundentes, en ese momento mi bolso, en el cual guardo y llevó mis materiales de trabajo, amortiguó el potente proyectil que me lanzaron, que luego de pegar en mi bolso, pegó en mi pierna derecha
pero ya no con tanta fuerza. Si aquel objeto me hubiese pegado director en la pierna, me seguro me hubiera caído, y como venían muchos barras atrás mío, seguramente hubiera recibido una tremenda paliza, ya que los efectivos policiales estaban en los vestuarios.
     Logré llegar a los vestuarios, bien con un pequeño golpe (nada grave) entré al vestuario visitante donde estaban los jugadores de Bella Vista, que estaban con la sangre en el ojo, porque habían peleado en la entrada a los vestuarios con algunos jugadores de San Fernando. Yo en ese instante, al verlo muy nervioso a Lucas Romano (mediocampista de Bella Vista), intenté calmarlo diciéndole "no hagas nada, quedate tranquilo, ganaron 1 a 0 y clasificaron. La gente de ellos hace esto porque no sabe perder el clásico en su cancha...
     Ya en el fin de la barbarie, mi colega y encargado de prensa, Fassola, seguía haciendo la transmisión. Yo me había desconectado de la transmisión ni bien se inició el calvario de las corridas y pedradas. No sé qué pasó por mi mente, que de inmediato me calmé, agarré mi celular, puse la grabadora, me conecté a la transmisión, me puse junto a mis colegas a hacer notas a los jugadores.

    Esto es lo que viví aquella tarde para el recuerdo, donde mi bolso me salvó de lo que hubiera sido una verdadera paliza. Me tendré que acostumbrar, porque soy un periodista deportivo y el mundo del deporte, los hechos de violencia en los estadios son muy a menudo.

Obviamente… estaré acompañado de mi bolso.