“No fue fácil pero luché por el deporte que tanto amé” - Red Noticias

Deportes

“No fue fácil pero luché por el deporte que tanto amé”

1 nov - De Tucumán al mundo. Horacio Muratore hizo historia. El actual presidente de la Federación Internacional de Básquetbol (FIBA) rememoró sus comienzos. Regresó a cada escalón que lo vio crecer. Una carrera de respeto. Admiración. Entrega. Analizó su gestión y brindó una clara visión del juego nacional y local. Nota: María Belén Jiménez Berho. Primer Año. Periodismo Deportivo. Red Milenium.

Horacio Muratore (64) un tucumano que será leyenda. Marcó un antes y un después en la historia del básquet argentino. Llevó por primera vez la albiceleste a la presidencia de la Federación Internacional de Básquetbol. Su dedicación y transparencia se reflejó en los frutos de su labor. Destacó que se convirtió en la máxima autoridad gracias a un compromiso leal. Una lucha por el desarrollo del deporte juvenil. Una convicción que adoptó de pequeño y nunca más abandonó: “Desde chico estuve relacionado con el básquet. Mi papá dio la vida por su club, TucumánBB. Y ese es el legado que me dejó. Vivíamos al frente de esa institución. Recuerdo que mi mamá tenía que buscarme a las 3 de la mañana de la cancha. Yo no me quería ir. Tengo los mejores recuerdos”.
 
Su padre le transmitió el amor por la naranja y la canasta. Dirigió el club que él fundó. Siguió sus pasos. Escalones que le permitieron subir y lo posicionaron en la cúspide de las autoridades. Fue presidente de la Asociación Tucumana de Básquetbol, de la Federación y  Confederación Argentina y de la Confederación Sudamericana.  Acompañó al deporte a pesar de todas las trabas que irrumpieron en su camino: “No fue nada fácil. Pero luché por el deporte que tanto amé. En mis comienzos estudiaba en la facultad y al mismo tiempo  estaba en el básquet. Era complicado. Después me recibí de Contador Público Nacional y comencé a trabajar en la Universidad como profesor. También ocupé un cargo en la secretaría. Tenía que pedir permiso al rector para viajar y hacerme cargo de lo que yo había elegido.  Fueron 16 años de viaje. Me ausenté en momentos importantes. El crecimiento de mis hijas.  Tuve el apoyo, gracias a Dios, de mi familia y amigos. Es uno de los tesoros más valiosos que me llevaré de éstas experiencias. Muchas veces tuve que afrontar situaciones muy difíciles. El dirigente no es rentado. Se necesita de un sostén económico. Hoy me doy cuenta que la pasión pudo con todo”. 
 

Un 9 de Agosto de 2014 cambió el ritmo y la estructura  del básquetbol en el mundo. Fue electo por unanimidad como el 12vo presidente de FIBA. A 2 años de dicha elección, Horacio analizó su gestión: “Me siento muy feliz porque he contentado a todos los que confiaron en mí. Siento que hicimos un gran trabajo. Arrancamos de cero. Había una deuda importante que afrontar. Pudimos con eso y de a poco nos fuimos consolidando.  Tenemos un compromiso por una causa que lideramos con transparencia y honestidad. Por eso fuimos galardonados por Rusia. Un reconocimiento por los cambios y las reformas que implementamos.  Queremos desarrollar el deporte de la mejor manera posible”.


Nació un 29 de Noviembre de 1951, en San Miguel de Tucumán. Aunque su presente lo lleve a kilómetros de distancia de su provincia natal, realizó una lectura de los equipos tucumanos. De su pasado. De su presente: “Fue muy triste que Caja Popular , Independiente y Belgrano no pudieran mantenerse en la Liga Nacional. Pero hubo una competencia de dirigentes interna que fue más fuerte. Faltó unión, sin lugar a dudas. Las diferencias económicas.  Las autoridades. Factores que no se pudieron enmendar. Hoy veo a Asociación Mitre, su participación en TNA (Torneo Nacional de ascenso) y siento mucho orgullo. José  Muruaga hace un sacrificio enorme. Tenemos que apoyar a éste equipo. Es la única forma de seguir creciendo. Nuestro deporte lo merece”.
 
Horacio Muratore, que se formó y caminó de la mano de la Generación Dorada, anhela que su paso por el básquetbol deje huellas. En el desarrollo del deporte. En la dedicación. En el tratamiento noble y transparente de una gestión: “Crecí junto a éstos chicos. Maduré como dirigente y ellos como jugadores. A la par. Nos dejaron un legado de entrega y amor por la camiseta.  Serán inolvidables. Cuando uno trabaja con empeño y respeto quiere dejar esas marcas. Hoy y siempre”. 

Su labor y  misión en el  Básquet mundial. La voz del Protagonista
 

A la nota también la podés ver en el blog