¡Un León de primera! - Red Noticias

Deportes

¡Un León de primera!

17 nov - Atlético Concepción consiguió el ascenso tras ganar 1 - 0 con un golazo de chilena de Jonathan Amaya contra Estación Experimental en Central Norte.

Nota: Santiago Gramajo - Augusto Olazo - Franco Chibilisco - Nicolás Silva. Segundo Año. Periodismo Deportivo. Red Milenium.

El comienzo del encuentro se mostró muy dinámico en todos los sectores del campo de juego. Experimental se llevó el primer susto a los 4' del partido tras un desborde de Arraya por izquierda, centro que conectaría Amaya frente al arco tirándola por arriba del travesaño. Cinco minutos más tarde tras un centro cruzado del “Arenero” López, Ontivero la bajó de pecho y convirtió el primer tanto, posteriormente el asistente 1, Rescala anuló el gol por un offside muy dudoso. Atlético Concepción mantuvo el control del partido con constantes ataques por las bandas, sin sufrir peligro en su propio arco. A los 23' se paró el primer tiempo para el refresco de los jugadores debido al calor. Hasta el entretiempo en las áreas no hubo aproximaciones y todo el color se vio en las tribunas de ambos equipos.

El complemento inicio con el “León” buscando el primer gol de la tarde, y a los 8' tras un córner desde la izquierda y un mal rechazo, Jonathan Amaya conectó con una chilena para desatar la euforia de todo el público bandeño y alimentar la ilusión del ascenso. Los nervios empezarían a jugar un rol importante en el funcionamiento del equipo de El Colmenar. A los 14' el ex hombre de Atlético Tucumán quiso sorprender al arquero Urueña con un remate desde tres cuartos de cancha. “El tren de la banda” aceleraba la marcha recuperando el balón en mitad de cancha, con un gran despliegue de su volante creativo Cuevas, que filtraría un pase para Ontivero que remató pero sin éxito. Sin muchas más emociones, el encuentro finalizó y Atlético Concepción consiguió el pase a la final y el tan esperado ascenso a la Primera “A” del fútbol tucumano.

El conjunto bandeño regresa a la máxima categoría del fútbol tucumano luego de cinco durísimos años en los que atravesó numerosas frustracciones institucionales y deportivas. El partido, su primera final por el regreso a Primera, fue la frutilla del postre que coronó una gran temporada para el equipo de Fernando Robles.