Juntos por la felicidad de los niños - Red Noticias

Sociedad

Juntos por la felicidad de los niños

27 ago - Varios adultos y jóvenes voluntariados se reunieron, el fin de semana, para visitar y llevar alegría a los pequeños de la Villa Vieja en Trancas.

Voluntariado de corazón. Todos los integrantes están feliz por la experiencia vivida.
Voluntariado de corazón. Todos los integrantes están feliz por la experiencia vivida.

Todo comenzó el viernes y finalizó el domingo. Un grupo de 95  personas, entre ellos profesores, alumnas, ex alumnas del colegio Santa Catalina y chicos de la provincia de Santa Fe, fueron a presenciar una experiencia única e inolvidable en ese pueblo.

Como todos los años, se realizó una vez más el “itinerario” organizados por el Movimiento Juvenil Dominicano (MJD), perteneciente a la congregación de las hermanas dominicas del santisimo, para llevar alegría y esperanza a un barrio de Trancas, la Villa Vieja. Inspirados por el arduo trabajo de  la madre “Elmina Paz de Gallo”,  quien luego de perder a su hija María de Jesús a sus 3 años de vida y  un tiempo después a su esposo Napoleón Gallo. Fundó el primer asilo de huérfanos de Tucumán. Junto con un grupo de amigas deciden  abrir las puertas de su casa para los niños desamparados, ya que sus padres habían muerto debido a la epidemia de cólera que había en el año 1866. La primera casa fue Santa Catalina y luego Santa Rosa. La madre “Elmina” murió en 2 de noviembre de 1911, pero su trabajo continúo y se extendió a lo largo del país por Santiago del Estero, Santa Fe y Buenos Aires. Esto fue la motivación principal para crear el Movimiento Juvenil Dominicano, que es una forma de continuar con los pasos de la madre Elmina.

La Villa vieja de trancas es un pueblito carenciado de muchas cosas, tales como una buena educación, un trabajo digno y principalmente una buena alimentación para los habitantes de este lugar. La idea principal de este movimiento es convivir e interactuar con cada uno de estas personas, saber de qué manera viven, sus problemas familiares, etc. De este modo poder ayudarlos, ya sea trabajando con ellos, llevándole alimentos, ropas, palabras de alientos para muchas familias, estar con los más pequeños, hacerlos jugar, enseñarles a leer, escribir y sobre todo a olvidarse por un tiempo de algunos problemas que varios sufren en sus casas. Transformando algunos  llantos en risas y alegrías para ellos. Así, de esta manera, demostrarle que no están solos y no deben perder la fe. Todavía hay gente buena que trata de cambiar el mundo y harán todo lo posible porque así sea.

Las actividades que se realizaron este fin de semana en la “Villa” fueron: trabajar en el vivero del pueblo, mostrarle una película a los más pequeños, hacerlos jugar, pintar, leer y escribir; acompañarlos a la entrega de sus juguetes, que organizo el día sábado la municipalidad de esa localidad. La cara de felicidad de los pequeños por la grata compañía que tenían fue muy notable. También  visitaron a todas  las familias para ver la situación interna de cada hogar y de este modo llevarle un poco de mercadería y ropa para que no pasen hambre y frio las familias más carenciadas.

De este modo todos los jóvenes estaban contentos con la buena acción que hicieron durante estos días. De tal modo que dieron lo mejor de ellos para que  la mayoría de los niños del pueblo tenga un día diferente a los demás, sin pedir nada a cambio. Pero igual, el amor y la ternura que los pequeños transmitían en cada abrazo o palabra que decían, les llenaban su corazón de gozo y alegría. Así los integrantes del Movimiento Juvenil Dominicano, tuvieron que despedirse de las personas del lugar, con la mejor de sus caras por el hermoso fin de semana que les hicieron pasar juntos con ellos. Pensando en volver a visitarlos el sábado 31 para festejarle el día del niño a todo el pueblo de Villa Vieja.