Camila Alderete y Martín Vallejo ganaron el "YO SÉ Literario" - Red Noticias

Educación

Camila Alderete y Martín Vallejo ganaron el "YO SÉ Literario"

17 jun - Ambos obtuvieron 79 puntos y se quedaron con la segunda competencia del año en Red Milenium. Aquí podrán leer sus autobiografías autorizadas ¡Felicitaciones!

Camila Alderete y Martín Vallejo reciben sus premios de mano del profe Pedro del Prado.
Camila Alderete y Martín Vallejo reciben sus premios de mano del profe Pedro del Prado.

El segundo "YO SÉ" educativo del año de la carrera de periodismo deportivo en  Red Milenium fue Literario y estuvo a cargo del profesor Pedro del Prado. Fueron 100 preguntas sobre "Literatura Latinoamericana", con los autores: Gabriel García Márquez, Tomás Eloy Martínez, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Eduardo Galeano, Roberto Fontanarrosa, José Martí, Pablo Neruda, Eduardo Sacheri, Juan Sasturain, Fernando Vallejo y Roberto Art.

Y en esta oportunidad fueron 2 alumnos los ganadores ya que igualaron en la cantidad de respuestas acertadas contestadas: 79.

Camila Alderete, de segundo año turno tarde; y Martín Vallejo, de tercer año turno tarde, se consagraron ganadores y ambos recibieron sus libros como premios.

Ahora, aquí, los invitamos a que lean sus autobiografías autorizadas escritas por ellos mismos. Todo un lujo.

 

Camila Alderete (autobiografía autorizada)

 Aunque poco entiende de barrios, sabe que se crió en Villa Luján, en la casa de sus abuelos. Hija única en la infancia, también nieta y sobrina, o sea ¡Muy mimada! Con una imaginación enorme, con ilusiones y fantasías que hasta ahora se mantienen (y prometen seguir apareciendo). Creció jugando sola, en el fondo de la casa, rodeada de animales y con amigos imaginarios (son los protagonistas de sus cuentos). ¿Loca? Para nada. Claro que un mundo paralelo era el suyo. Así fue madurando. Nunca dejó de creer en el poder de las piedras y de las flores, en las energías, en las hadas y duendes. Suponía que en las montañas existían seres mágicos y que eran ellos quiénes iban a salvar al mundo de las guerras. Sí, la fantasía fue lo que más marcó su infancia.

Cuenta la historia que a los 4 años le dijo a su mamá que quería ser escritora (también se lo dijo a su señorita de Jardín), aunque recién aprendió a leer a los 5; y no paró más.

Fue al colegio Santa Catalina (actualmente sigue ligada a sus compañeras, como voluntaria, en Villa Vieja, Trancas, trabajando con niños). De adolescente escuchó a Ricardo Arjona y sus letras le llamaron la atención.

Vaya paradoja: Le gusta creer en las cosas que no existen. Se confiesa: “Me gustan los animales  y la naturaleza, cuando era chiquita llevaba a la casa de mis abuelos cualquier animal que me encontraba en la calle, hoy en día tengo cuatro gatos y dos perros”. Hincha de Barcelona, apasionada del fútbol. Lee, y mucho. ¿Autores favoritos? “Gabriel García Márquez, Ernest Hemingway e Isabel Allende, en ese orden”, tiró. Ah, y la novela que la marcó: “Harry Potter”.

Es feliz cantando, leyendo, viajando. Suspira y recuerda a su abuela (y de todo lo que le enseñó).

Cree en la vida después de la muerte. Hoy, ya más grande, vive en Ciudadela, frente al parque Avellaneda, con su mamá, padrastro y hermanastros.

Disfruta de leer y, porqué no, de escribir un libro (estaría bueno ¿No?)

_________________________________________________________________

Martín Vallejo (autobiografía autorizada)

Un cándido 16 de noviembre de 1988 vino al mundo un niño de redondos ojos celestes. Martin por elección del papá Horacio, Guillermo en honor al abuelo materno. Sí, Martín Guillermo Vallejo, La Ñuda.

Los primeros pasos los dio en una casona de Villa Luján. Tempranito nomás migró hacia el sosegado barrio Sur junto a  la mamá Ana María y “Horacito”, el hermano. Un poquito tímido, condición que un hoy mantiene (dice), acumuló horas de niñez armando rompecabezas, dibujando, leyendo o jugando a los “playmobil”. Con el tiempo aprendió a patear el cuero sobre la tierra de Argentinos del Norte y los adoquines de la calle Rondeau. “Sagrado” hasta la médula, conserva un entrañable núcleo de amigos que arrastra desde el jardín de infantes, junto a los que comparte el fútbol cada domingo como una religión. En la adolescencia creó convicciones, recorrió las calles y aprendió a sentir.  Tuvo amores sinceros, otros  fugaces y hasta rompió algún corazón (no le habrán roto a él).

Cuando llegó la hora de elegir; quizás por herencia familiar, tal vez por pretensiones económicas impuestas, abordó la abogacía, carrera que hoy aun transita con cierto reniego. En esos años de incertidumbre supo andar de brindis,  tambaleándose parada tras parada, de boliche en boliche. Para tranquilidad de la mamá, hace un tiempo apareció una dama extraordinaria que lo terminó de encaminar (parece que está enamorado).

Con el panorama más claro se abalanzó sobre el periodismo con el anhelo de escribir, algún día, en un medio importante. Recientemente incorporado al diario El Tribuno, también disfruta haciendo El Lado Salvaje, programa de radio rock que comparte junto a dos grandes valores que le brindó la vida.

Fanático del cine, la música, los video-games y los viajes; cultor de los vínculos de amistad  y apasionado consumidor de literatura, mantiene como sueño más anhelado el publicar al menos un libro (ahora ganó uno).

Dispuesto a crecer como humano aprovecha cada experiencia al máximo. Convencido de que la base es la actitud, piensa forjarse un camino con esfuerzo y honestidad.

¡ Hasta la victoria, siempre!